Peritaciones

Aunque no lo parezca, en construcción también es necesaria la contratación de los servicios de un perito, ya sea perito de parte o perito tercero. Es necesaria su contratación por ejemplo cuando por motivos de herencia los afectados no llegan a un acuerdo de división de los inmuebles, cuando un vecino causa daños en la vivienda contigua o colindante o incluso a la vivienda inferior, como pueden ser goteras, humedades, gritas y otras deficiencias.

En todos estos casos y muchos más, se puede contratar un técnico competente que certifique que es cierto el problema que está sufriendo el cliente. Si el asunto se agrava y va a los tribunales y las partes siguen sin ponerse de acuerdo, finalmente se designa “aleatoriamente” un perito tercero, ajeno a las partes intervinientes y que certificará la realidad.