Proyectos de obra

El Proyecto de una obra de construcción tiene como objetivo final la ejecución de una obra, por lo que debe contener toda la información necesaria para la misma. Es difícil que en un proyecto se puedan prever todas las necesidades que se crean desde que comienza la obra hasta que finaliza y normalmente sería inútil ya que a lo largo de la ejecución pueden aparecer factores adicionales que no se habían contemplado en un principio, pero cuanto mayor ser el grado de aproximación a la obra final, la construcción de la misma será mucho mas sencilla. Un proyecto bien ejecutado debe coordinar diferentes aspectos, como son el plazo de ejecución, el presupuesto, el diseño y los posteriores cálculos.

El proyecto tiene propiedades como son fijar con exactitud la ubicación de la obra, detallar por completo los cálculos necesarios, utilizar escalas pequeñas que permitan estudiar todo con detalle, analizar en profundidad los criterios de adopción de las soluciones constructivas empleadas, calcular los precios de los materiales, mano de obra, etc; y redactar un pliego de condiciones en el que deben estar expuestas con claridad las características de los materiales y las condiciones de ejecución de las obras.

Los documentos que integran un proyecto son: una memoria con sus correspondientes anejos, los planos, el pliego de condiciones técnicas y particulares y el presupuesto.

Existen diferentes tipos de proyectos, quizás el más conocido por el cliente sea el proyecto de obra nueva; pero también existen, no menos importante, los proyectos de reforma, rehabilitación, demolición, cambio de uso o proyectos de actividad para la apertura de un nuevo local.