Tasaciones

Una tasación inmobiliaria es el documento que tiene como finalidad la valoración económica de cualquier tipo de inmueble en el mercado y en relación con la oferta y la demanda del momento en que se efectúe la valoración. El valor de la tasación es generalmente el valor de mercado del inmueble, excepto en los casos que éste este sujeto a algún tipo de protección oficial, en cuyo caso el valor no podrá superar el máximo legal.

La valoración de la vivienda la realiza el técnico a través de herramientas informáticas, bases de datos, estudios de mercado, y controlando siempre la valoración emitida. El técnico está sometido a un régimen de incompatibilidades que garantiza su independencia, y que no puede tener ningún tipo de interés particular por el que pueda verse afectada la valoración final.

Las tasaciones que se realizan con finalidad hipotecaria tiene efectos jurídicos, por eso solamente pueden elaborarlos las sociedades tasadoras homologadas y supervisadas por el Banco de España.

A la hora de realizar la tasación el técnico tendrá en cuenta factores que afecten al inmueble, como pueden ser:

  • Localización, superficies y antigüedad del inmueble.
  • Estado de conservación de los acabados y de los elementos constructivos
  • Instalaciones existentes y estado de las mismas.
  • Accesibilidad de la edificación (existencia de ascensores, montacargas, accesos…)

Una vez realizada la tasación, tendrá una validez de seis meses desde la fecha de emisión.